LA MOTIVACIÓN Y EL APRENDIZAJE AUTODIRIGIDO. (Tomado de Mag. Miryam Narváez Rivero)

El concepto de educación como una preparación para toda la vida se ha convertido en un concepto obsoleto, reconociéndose hoy en día la importancia de un aprendizaje continuo para todos los individuos. Es por esta razón que en los últimos años expresiones como “enseñar a pensar”, “aprender a aprender”, “aprender a pensar”, han sido de uso frecuente hasta convertirse en indicadores de las exigencias y demandas de la sociedad actual. “En un momento histórico de transformaciones radicales, cuando nos adentramos en la era del conocimiento y la información, los objetivos reproductivos que en gran medida han conformado el curriculum de la educación tradicional no resultan funcionales, y pasa a primer plano la necesidad de un aprendizaje continuo de un sujeto autónomo intelectual y moral, capaz de tomar conciencia de sus propios procesos mentales al enfrentarse con los problemas de analizarlos adecuadamente, y de planificar, supervisar y evaluar la propia actuación.” ( García y Pascual, 1994; p 30)

Vemos pues, que a puertas del Siglo XXI se hace patente la urgencia de que el hombre desarrolle un aprendizaje autónomo que le permita responder a estas necesidades, con la finalidad de canalizar y rentabilizar mejor sus esfuerzos, haciendo su trabajo más productivo y eficaz. El proceso educativo debe tender a lograr que los individuos sean capaces de seguir aprendiendo fuera de los ámbitos educativos formales, llámense estos escuela, universidad, instituto, etc., propiciando que cada sujeto pueda ser “maestro de si mismo”, eligiendo la “autodirección” como forma de vida.

Pero qué sucede si en el proceso de enseñanza aprendizaje surge la situación paradójica, en la cual los alumnos se quejan de que la clase es poco interesante y, por otro lado, el docente se queja de la falta de interés de los alumnos. Lo que estamos presenciando en estos casos es una falta de motivación para el aprendizaje, algo que es muy común y conocido en el ámbito educativo, pero que sin embargo no se le termina de dar la importancia que debe tener en éste proceso.

Los docentes, padres de familia y autoridades educativas, damos generalmente por supuesto, que los alumnos están dispuestos “por default” a aprender. Sin embargo diversas experiencias nos han demostrado que esto no es así. Los sucesivos fracasos y frustraciones a los que se ven enfrentados tanto maestros, alumnos como padres de familia, así como los altos índices de deserción y repitencia, son indicadores de que algo no está funcionando adecuadamente. Debemos de partir del principio elemental que, para que el aprendizaje sea fácil, es necesario que exista una motivación adecuada por parte del aprendiz y una vocación docente por parte del profesor. Nos surgen así algunas inquietudes, ¿somos los docentes concientes del nivel de motivación de nuestros alumnos al iniciar el proceso de enseñanza-aprendizaje? ¿sabemos si tienen totalmente claro cuál es la meta que persiguen en su aprendizaje? ¿conocemos el nivel de manejo que tienen de las estrategias de aprendizaje que los llevaran al éxito en su tarea académica? y finalmente, ¿sabemos si son capaces de evaluar su desempeño y los logros obtenidos?.

Justamente una de las principales causas del bajo rendimiento académico, según Zimmerman, es la incapacidad de los alumnos de controlar su propia conducta.1 Zimmerman y col. 2 se han interesado en investigar cómo los alumnos pueden sentirse más motivados y capaces de asumir responsabilidad, controlar o autorregular su logro académico. De estas investigaciones se ha concluido que, las habilidades de aprendizaje autoregulatorio pueden conducir a un mayor logro académico e incrementar el sentido de eficacia, y que los cambios hacia una conducta más autoregulatoria, no sólo está basada en procesos individuales o intrapsicológicos, sino también en procesos sociales e interpersonales.

APRENDIZAJE AUTODIRIGIDO, APRENDIZAJE AUTORREGULADO, APRENDIZAJE AUTÓNOMO

Como se ha mencionado muchas veces, en una era en donde el conocimiento constituye uno de los valores más preciados del ser humano, el cerebro, como dice Savater3 “se convierte en el órgano específico de la acción: conoce, delibera, valora y decide.” Es a través de esta acción en base a una característica propiamente humana como es el aprendizaje, que los individuos van desarrollando otra de las características humanas fundamentales: la educación permanente.

Revisando la literatura, nos encontramos que el aprendizaje que busca que los alumnos sean capaces de aprender por sí mismos, resolver sus propios problemas y enfrentar diferentes circunstancias dentro y fuera de la escuela, ha sido denominado de diferentes maneras desde hace varias décadas.

DIMENSIONES DEL APRENDIZAJE AUTODIRIGIDO

El concepto de aprendizaje autodirigido está abierto a un gran número de interpretaciones que se movilizan a través de un espectro, que por un lado incluye las habilidades, técnicas y procedimientos a través de los cuales se determinan las metas y objetivos, se localizan los recursos, se planean las estrategias y se evalúan los resultados.9 Por otro lado, incorpora la toma de conciencia crítica como la capacidad de identificar y asumir sesgos, antes de darlos por seguros.

Imagen1

A continuación encontrarán una tabla con la definición y características de cada una de las dimensiones anteriormente señaladas.

Imagen2

Acerca de makconsultores

Consultora en Gerencia Educativa
Esta entrada fue publicada en Didáctica y Aprendizaje, Gestión Curricular, Gestión Pedagógica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA MOTIVACIÓN Y EL APRENDIZAJE AUTODIRIGIDO. (Tomado de Mag. Miryam Narváez Rivero)

  1. Gus Atencio dijo:

    He recibido 4 excelentes artículos que mucho agradezco, espero no pierdan el caminito digital que less leva a mi buzón…jejeje! “MK educativo…” contiene una información interesante que quizás para muchos será orientador. “Reinventar la Escuela…” Interesantísimo! Acerca del enfoque de la escuela para aprender, más que para enseñar… “Autoevaluación”…Algo en lo que todavía hoy se trabaja poco, siendo trascendental para el desarrollo y vida de las personas. “Motivación”…Interesante artículo, creo, se queda corto al no considerar la esfera de las emociones, tan importante en la motivación en los humanos en general y en el proceso de aprendizaje en particular… Muchísimas gracias. asgusx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s