TÉCNICAS PARA MANEJO DE SITUACIONES DIFÍCILES EN EL AULA

Es importante saber motivar por medio de las técnicas adecuadas y conocer el contenido que se va a presentar pero también es parte de ser un buen conductor de grupos el poder vencer dificultades que puedan presentarse incluso cuando las cosas parecían bien encaminadas.

Si el control se pierde cuando el expositor estaba en el uso de la palabra se puede hacer una pausa para que todo el grupo pueda notar el silencio y ser consciente que algo ha sucedido.  Si son alumnos los que interrumpen se puede hacer una pregunta directa al líder del revuelo.

En caso que el grupo no exprese opiniones se debe centrar el tema y hacer una pregunta directa a quien sabemos que la puede contestar, en un grupo siempre hay que buscar “apoyos” o “aliados”  Es posible ensayar una breve salida del tema general para ir a alguno que sea de mayor interés para el grupo, también dirigir una pregunta en general y de carácter abierto puede ser útil.

También puede presentarse el hecho que uno o varios de los participantes se vayan del tema, se debería usar preguntas directas, hacer un resumen de lo avanzado, o directamente plantear el uso de tiempo que queda para que los temas a tratar queden perfectamente explicitados.

Puede presentarse también un individuo oposicionista, es decir, que constantemente se opone a lo que se explica.  Es aconsejable buscar las razones de su incomodidad, es posible que esté incómodo con el propio grupo en cuyo caso hay que confrontarlo con el mismo conjunto y dejar que de ellos obtenga su respuesta.  Otras salidas pueden ser alabar sus argumentos para ganarse su confianza y luego usarlo como “apoyo” (¿no crees tú?, ¿y qué opinas tú?, etc.)  Usar preguntas “rebote” en las que se pide al sujeto que de una solución para el problema que plantea.

Y es posible que se presente ocasionalmente la contradicción de un alumno por lo que se sugiere invitarlo a dar sus puntos de vista sobre el tema y que fundamente su rechazo, incluso se le puede instar a pasar al frente y conducir brevemente a todo el grupo por unos minutos.  Naturalmente que para esto necesitamos que sea un “aliado” o por lo menos no sea un opositor sin mayor motivo.

Acerca de makconsultores

Consultora en Gerencia Educativa
Esta entrada fue publicada en Didáctica y Aprendizaje. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s