OCTUBRE, MES DEL SR DE LOS MILAGROS, CANCION CRIOLLA, HALLOWEEN …..Y DEL ANIVERSARIO DE (CASI) TODOS LOS COLEGIOS.

Para directores, docentes, alumnos y padres de familia no es ningún secreto que el mes de Octubre debe ser el mes más agitado en la agenda escolar. De manera casi reiterativa se observa que en el 90% de las instituciones educativas se celebra un sin número de actividades que van desde la feria de ciencias, el concurso de escoltas, olimpiadas escolares (desde las deportivas hasta las matemáticas), el inevitable día de la canción criolla ….y el aniversario del colegio.

Esto no tuviera nada de malo si no se observase lo poco que se esfuerzan las mayorías de instituciones educativas para aprovechar estas contadas oportunidades para diferenciarse de sus competidores. En efecto, como si hubiese una especie de consenso tácito entre todos los colegios de Lima (grandes y chicos), casi todos los colegios organizan y celebran estas actividades de la misma manera: las mismas expociencias con los mismos experimentos, los mismos números de actuación en el día de la canción criolla, las mismas olimpiadas (con la consabida fórmula de nombrar a los equipos con colores o países) y los mismos aniversarios con su concurso de danzas, actuaciones o gymkanas.

La ausencia de creatividad por un lado y por otro lado, la falta de olfato empresarial para percibir oportunidades de diferenciación competitiva en estos eventos, hace que no solamente estas actividades dejen de generar valor estratégico para las instituciones sino que se desperdician oportunidades para sacar ventaja a los competidores. ¿Qué pasaría si un colegio en vez de organizar una expociencias (donde valgan verdades, un gran porcentaje de los trabajos son tercerizados) se organice una campaña de impacto ambiental a la comunidad donde los difusores y protagonistas sean los propios alumnos? ¿O qué pasaría si en lugar del clásico concurso de escoltas (reflejo residual de la tradición militarista en la educación peruana  correspondiente a épocas pasadas) se organice una expo empresarial donde se promueva la peruanidad no a través de la marcialidad militar sino de la valoración de nuestros productos bandera?

Quizá emerjan voces a favor o en contra de estas propuestas (la validez de estos ejemplos es lo menos relevante para los intereses de este artículo)  pero lo que estaría fuera de dudas es que un poco de creatividad y visión empresarial  nos haría percibir en estos eventos oportunidades para poder diferenciar nuestra marca, nuestra identidad como institución educativa y resaltar nuestra propuesta de valor presentando un servicio novedoso.

Sumarse  a la fórmula repetitiva de la gran mayoría de los colegios sin el mayor esfuerzo para innovar quizá no nos lleve  a la quiebra (en efecto, al parecer el hecho de repetir año tras año el mismo método sin detectar pérdidas refuerza esta práctica poco innovadora), pero nos privará de oportunidades de crecimiento y diferenciación las cuales nunca conoceremos si no salimos de la caparazón de la rutina.

Acerca de makconsultores

Consultora en Gerencia Educativa
Esta entrada fue publicada en Inicio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s